Lunes 18.03.2019 | 11:19 hs


09-01-2019 / Cultura entrerriana

En La Paz la identidad costera se revive en una feria junto al río

Como resultado de un rescate identitario planteado por un grupo local junto a estudiantes de la Tecnicatura en Gestión Cultural de la UNER, este domingo se desarrollará en La Bajada de la Cruz, el encuentro “La cultura costera está de feria”.


Mirador Entre Ríos
redaccion-er@miradorprovincial.com

La identidad cultural entrerriana está ligada de manera inseparable a los ríos y cursos de agua que enmarcan y recorren la topografía de la provincia.

En cada localidad costera existen sitios de la ribera que son reconocidos por sus habitantes tanto por haber sido emplazamiento de hechos históricos o por características geográficas. Uno de esos puntos que jalonan las costas del Paraná durante su paso por Entre Ríos es La Bajada de la Cruz, en La Paz.

A 140 años de haber tomado oficialmente esta denominación –aniversario que se celebrará este año- un grupo de paceños ligados a expresiones de la cultura tradicional, invitan este domingo desde las 18 a acercarse y conocer un poco más de este pintoresco paraje, ubicado en el punto en que calle Chacabuco se encuentra con el río.

En “La cultura costera está de feria”, tal el nombre del evento, habrá, según adelantaron los organizadores a Mirador Entre Ríos, lecturas, relatos, artesanías, libros, música en vivo, discos y micrófono abierto.

La Bajada, cuentan los memoriosos, tuvo un momento de esplendor con el movimiento fluvial que caracterizó a La Argentina de la primera mitad del siglo XX y que tuvo en La Paz uno de los puertos de referencia. Hasta la década del 70, el lugar convocó en algunos veranos a familias y bañistas que llegaban hasta el lugar para refrescarse. Pero luego ingresó a un cono de sombra y olvido.
“Estamos tratando de recuperar y revalorizar este lugar, que muchos tienen bastante olvidado”, sostienen los integrantes del Rancho Cultural Bajada de la Cruz, ONG que desde hace años trabaja para reposicionar el lugar en la consideración de los vecinos.

Por eso es que en este amplio espacio que han acondicionado junto al río, un grupo de apasionados por la cultura y la identidad costera trabaja, en un programa de actividades que se propone rescatar y revalorizar para los paceños y quienes visitan este paraje tradicional de la ciudad.

El encuentro de isleros y costeros, festivales y presentaciones de grupos y ballets son parte de la programación que desde el Rancho se llevan adelante. En paralelo el grupo ofrece en cada encuentro un complemento ineludible: comidas típicas de la gastronomía propia de la cultura costera como pescado frito, torta asada, empanadas.

Articulación

Para lograr sus objetivos, desde el Rancho Cultural han concretado acuerdos y tejido vínculos con otras entidades ligadas a la cultura. Una de ellas, dedicada especialmente a este campo es la Tecnicatura de Gestión Cultural, que se dicta en la Facultad de Ciencias de la Educación (FCEdu) de la UNER. Un grupo de integrantes de la primera cohorte de la carrera conoció la experiencia paceña y decidió aportar a sus tareas.

“Entre varias otras cosas, la tecnicatura nos dio el aliento necesario para zambullirnos en la búsqueda, para dilucidar incógnitas, para ver si se cumplían los pálpitos”, explicó Ricardo Rodríguez.

Junto a su colega Angelo Meschini -inquieto y lúcido joven de Cutral Có radicado en Paraná- , Rodríguez –gestor cultural con amplia y reconocida trayectoria en la Biblioteca Popular Caminantes- comenzó una serie de trabajos.

“Él con sus 25, se ha dado permiso de realizar experiencias, con un ladero como yo, que pese a tener cuatro décadas más que él, es capaz de pensar o andar por senderos comunes”, apunta Rodríguez.

En este recorrido durante el trayecto formativo en la FCEdu, ambos han acumulando material audiovisual sobre lo que genéricamente denominaron "Cultura costera". “El concepto se fue acuñado a partir de ir descubriendo ideas y valores sustentados por trabajadores de la costa, que en su cotidiano, envuelven sus labores con un vuelo identitario y cultural”, señaló Rodríguez a Mirador Entre Ríos.

”En el transcurso de nuestro trabajo para profundizar sobre la cultura costera, conocimos y entrevistamos a Dominga Almada, mujer atravesada de río, que con sólo dos años, formó parte de ese grupo familiar, que emigrando de la inestabilidad que provocaba la creciente, realizaron por más de dos meses, la travesía en canoa, desde la Isla Caridad, Colón, frente a Paysandú hasta lo que hoy es Puerto Sánchez, donde vive desde entonces”, recordó.

Rodríguez y Meschini mencionan el trabajo de Jorge Bernabé Rosales, no en su condición de músico, humorista, poeta o escritor, sino como aquel "curioso que hace historia". Rosales, otro investigador sobre la cultura costera, halló en la desembocadura del río Feliciano, vestigios arqueológicos que compartió con los expertos del Museo de Ciencias Naturales "Antonio Serrano" y que dan cuenta de la existencia de la etnia "Chaná timbues".

Esos indicios permitieron a estos dos gestores aproximarse a aspectos de la cultura ribereña que tienen en los paranaenses "Cosita " Romero o Raúl Rocco a dos representantes destacados.
En ese camino de recuperar aspectos identitarios en su trabajo de investigación, Rodríguez alude a la elaboración por “la gente de la costa”, como Carlos Troncoso, de artesanías realizadas en cueros y pieles de animales que viven en el río y las islas. “Qué decir de las poesías y músicas de Polo Martínez, Walter Heinze, Miguel `zurdo´ Martínez, hoy encarnados en el Movimiento de Música Entrerriana `De Costa a Costa ´”.

Expresión dinámica

Como síntesis de este trabajo de investigación y recuperación, los gestores paranaenses impulsaron un espacio que se expresó en la “Feria de la Cultura Costera”, que se realizó en Puerto Sánchez (Paraná), en ocasión del feriado del Día de la Soberanía, el pasado 14 de noviembre. El encuentro, convocado por la Comisión Vecinal de Puerto Sánchez, la Biblioteca Popular "Laura Vicuña", el espacio Parientes del Bar y alumnos de la Tecnicatura en gestión cultural de la UNER tuvo amplia repercusión en la ciudad. La novedad se conoció en la región y es así que “a partir de lo sucedido en esa tarde-noche, la gente amiga de La Paz nos invitó para que se replique la actividad allí, junto a la costa del Paraná, pero varios kilómetros más al norte”, contó Rodríguez. Conceptualmente, el propósito es que la feria “sea como una iniciativa dinámica que se mueve a través de las riberas del río, llegando a distintos sitios de la costa”, agregó Rodríguez.
A la feria también se sumarán: “Alas de Colibrí”, colectivo cultural que entre otras cosas se plantea inaugurar un mural; el programa radial de AM LT 40 “Pasame un Mate”; y alumnos de la Tecnicatura en GC.

“Nuestra intención es que se genere un ámbito en que se compartan lecturas, relatos, artesanías, libros, música en vivo, discos y micrófono abierto”, apuntaron los gestores a este medio.
Para Rodríguez y Meschini, como para los integrantes del Rancho Cultural Bajada de la Cruz la cultura costera expresa una integralidad, una cosmovisión que se plantean promover ya que, sostienen, “todo emana del río. El majestuoso Paraná nos constituye, define nuestra razón de ser, hace cadenciosos nuestra idiosincrasia, hace litoral nuestro hablar, meditativa nuestra forma, profundo nuestro contenido y cansino el andar”.


+ Noticias

Comenzaron las obras del acueducto dentro del ejido urbano de Matilde
El presidente comunal de Matilde, Diego Fournell, mantuvo un encuentro con el equipo técnico de la UTE a cargo del tramo 1 del acueducto Desvío Arijón, para la colocación de una nueva cisterna sobre nivel, junto a los equipos de elevación, generador y distribuidor en circuito.

Comenzaron las obras del acueducto dentro del ejido urbano de Matilde


En Portada / Entre Ríos

El gladiador de la Costa
Juan Manuel Jozami ganó su franja de edad en el Enduro del Verano, en Villa Gesell. La historia del paranaense registra duras caídas y resurgimientos épicos.

El gladiador de la Costa

Sueñan con una escuela de formación agroecológica
Los integrantes de la ONG Luz del Ibirá pretenden que los conocimientos para tener una buena alimentación estén al alcance de todos. “La otra comida” es la idea en la que plasman las explicaciones y que, con algunos videos, podría llegar a todo el mundo. Necesitan la financiación y un concurso los acerca al propósito.

Sueñan con una escuela de formación agroecológica

En Portada / Santa Fe