Martes 22.01.2019 | 05:12 hs


06-01-2019 / La historia de Andrés López

“Mi sueño es ganar un Mundial con la camiseta argentina”

En 2016 un accidente en moto puso puntos suspensivos a la vida de Andrés López, por ese entonces jugador de fútbol de San Benito. La vida le dio una segunda oportunidad. Tuvieron que amputarle una pierna, pero él demostró a través de su pasión por el fútbol que se puede salir adelante.

Milagros Cardoso Guzmán

Según la psicología, la resiliencia es la capacidad que tiene una persona de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando de cara al futuro. Y sin duda, es lo que Andrés López hizo con su vida. El 17 de junio de 2016 sufrió un accidente con su moto, perdió el control y cayó desde el puente “Néstor Kirchner” que se encuentra en el ingreso a la localidad. Fueron días oscuros para sus familiares y amigos que se pasaban las horas en los pasillos del Hospital San Martín de la capital entrerriana rezando por Andrés mientras que él peleaba por su vida. María del Carmen, su mamá, prácticamente no se movió del lugar hasta que le dieron el alta. Ganó esa batalla pero le amputaron una pierna y fue un nuevo comienzo para él y para su familia. Y aunque al principio fue difícil, logró superarse. “El accidente me ayudó a madurar, a entender el significado de la vida rápidamente”, sostiene López con calma.

-¿Cómo fueron esos días en el Hospital y luego la recuperación?

-Estuve internado casi dos meses, más de cuarenta días en terapia intensiva y después me pasaron a una sala común. Me dieron el alta y pude irme a mi casa, pero durante un mes seguía yendo al Hospital porque continuaba con tratamientos, kinesiología y contención psicológica; a veces iba al Hospital mañana y tarde.

-¿Cómo fueron los primeros días de nuevo en tu casa?

-Cuando volví a mi casa fue muy fuerte. Soy muy familiero y a mis hermanos no los pude ver mientras estuve internado así que verlos fue hermoso. Además, la primera noche cuando llegué a casa estaban mis amigos esperándome para comer, fue una gran sorpresa.

-¿Tu familia cómo lo vivió?

-En mi familia somos cinco, mi mamá, Javier (su marido) que es como mi papá y mis hermanos más chicos de 11 y 10 años. Mi mamá estuvo siempre, prácticamente estaba internada conmigo. Además ellos me dieron la fuerza para seguir adelante, a veces los veía triste por mí, pero ellos siempre estuvieron apoyándome.

Volver a empezar

A los 6 años se inició en el fútbol en el Club Palermo de Paraná. Cuando tenía 10 su familia se mudó a San Benito y empezó a jugar en el Club Social y Deportivo San Benito. Realizó pruebas en Lanús donde jugó algunos meses y luego volvió para vestir la camiseta del primer equipo del Santo que militaba en la Liga Paranaense de Fútbol en el momento en que sufrió un accidente.
Luego de recibir su alta definitiva, pasaron casi ocho meses en los que no quiso realizar ningún deporte porque según explica se sentía “negado y un poco enojado” con la situación que le tocaba atravesar. En ese tiempo le llegaron muchas invitaciones para realizar deportes y rechazó todas hasta que recibió una propuesta para ir a ver la Selección Argentina de Amputados que se presentaba en Hasenkamp. Decidió asistir.

-¿Cómo fue dar ese primer paso de acercarte a la Selección?

-Lo hable mucho con mi mamá y me decidí. Fui a Hasenkamp sin haber entrenado nunca después del accidente. Llegué, me puse a jugar y practicar con los chicos y al director técnico le gustó mucho lo que vio de mí en ese fin de semana y me dio el visto bueno.

-¿Después de ese fin de semana cambió un poco el panorama?

-Sí, volví y me puse a entrenar. Siempre entrené solo en San Benito porque no hay un lugar donde practicar. Hay una canchita cerca de casa, me armaba una rutina y entrenaba ahí. Con el tiempo, también me ayudaron desde el club, hablé con el profe que entrena a los chicos y me permitió prepararme ahí. Actualmente también cuento con dos o tres amigos que me acompañan una vez por semana.

-¿Cómo fue volver a empezar y esta vez solo?

-Fue como volver a los 6 años cuando me inicié. Si bien ya tenía un conocimiento claro de tantos años de jugar al fútbol, tuve que adaptarme y trabajar para mejorar.

En 2017 Andrés decidió darse una segunda oportunidad y empezó a entrenar para poder superarse día a día. A mediados de ese año el director técnico, Marcelo Hereñú, de la Selección Nacional de Amputados comenzó a citarlo para otras prácticas y así llegó a formar parte de la lista de los 15 jugadores convocados para competir en el Torneo Sudamericano que se disputó entre Argentina, Uruguay y Brasil y nuestra selección resultó campeona.

-¿Cómo viviste ese Torneo Sudamericano?

-Con muchas emociones. En principio no esperaba estar convocado pero la viví con una mezcla de muchos nervios y felicidad. Fue corto pero logramos salir campeones y eso me motivó aún más sabiendo que después se venía el Mundial.

-El Mundial en México, donde también fuiste parte del equipo.

-Sí, viajamos a México. El Mundial fue muy lindo, es increíble lo que se vive. Entrené muchísimo para estar en la lista.

-Más allá del resultado en general, fue una gran presentación personal.

-Sí, a nosotros no nos fue bien, quedamos eliminados en octavos y no tuvimos un buen nivel en general. Pero yo salí mejor jugador del equipo nacional y eso es una gran motivación porque en menos de un año y medio logré estar en dos copas importantes.

-Además, te entrenas con la Selección Entrerriana.

-Sí, formo parte de ese equipo, jugamos una Liga Argentina y tenemos presentaciones cada veinte días aproximadamente con equipos de todo el país.

-¿Con cuántos jugadores cuenta el país hoy?

-Aproximadamente somos doscientos jugadores argentinos en actividad. Los entrenadores de la Selección están pendientes a todos los partidos para armar las listas. Por eso, estar entre los quince que viajaron al Mundial es una alegría enorme.

De cara al 2019

El año que terminó estuvo colmado de sorpresas y crecimiento personal para Andrés, pero sabe que aún puede dar más y alcanzar metas aún más altas, es por eso que no va a bajar los brazos y que seguirá repartiendo su tiempo entre el trabajo y las prácticas de fútbol.

-¿Cuál es el primer objetivo para el 2019?

-Con la Selección Entrerriana nos organizamos entre nosotros para jugar. Ahora estoy organizando para el 19 de enero una fecha en San Benito, la idea es que venga a jugar la Selección de Rosario. Va a ser la primera vez que se juegue una fecha acá y espero que la gente nos pueda acompañar.

-¿Cuáles son tus objetivos a nivel personal?

-Quiero empezar a estudiar una carrera universitaria, este año comencé una carrera pero no me gustó. Y además, ahora estoy trabajando en una fábrica de Javier y quiero seguir haciéndolo.

-¿Y en lo deportivo?


-Este año está la Copa América, con posible sede en Brasil o Costa Rica, así que quiero entrenar el doble si es necesario, para poder estar en el equipo que viaje.


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Una conquistadora de sueños
Sofía Schell disfruta un gran presente en el fútbol grande de la Argentina siendo parte de la UAI Urquiza, último campeón. La crespense dialogó con Mirador Entre Ríos y repasó su vida ligada a la pelota. “Pasé frío y hambre. Hoy lo uso para recordar todos los obstáculos que tuve que eludir para estar donde estoy”, dijo.

Una conquistadora de sueños

Una galería de propuestas para todos los presupuestos
En enero y febrero continúan en la provincia las propuestas turísticas y culturales que se iniciaron el pasado fin de semana en varias localidades, con los carnavales; las fiestas populares y el inicio a la propuesta Cultura Encendida, un nuevo atractivo para los entrerrianos y sus visitantes.

Una galería de propuestas para todos los presupuestos

En Portada / Santa Fe

Promulgaron la ley del árbol
La norma apunta a fomentar una política ambiental activa para mitigar y adaptarse al cambio climático. Las municipalidades y comunas deberán elaborar planes periódicos de gestión integral del arbolado público.

Promulgaron la ley del árbol