Martes 22.01.2019 | 06:24 hs


04-01-2019 / Un boom que prospera año a año

El fenómeno del Plumazo

El Seven del Plumazo no para de crecer. Semanas atrás desarrolló su duodécima edición y tuvo un nuevo récord de público. El furor por el certamen organizado por el Club Atlético Estudiantes trasciende fronteras y no tiene límites.

GABRIEL BALDI

Esperado con ansias durante toda la temporada, el Seven del Plumazo es una excusa perfecta para concluir el año lo más arriba posible y nadie quiere quedar al margen de la partida.

Dicen que lo bueno tarda en llegar, se hace esperar y dura poco. Y así, con pleno éxito pasa durante cada diciembre por Paraná, el certamen que organiza el plantel Superior del Club Atlético Estudiantes en el anexo que lleva su nombre, ubicado en la zona de El Brete de la capital entrerriana.

Una de las grandes particularidades del encuentro, es que el cónclave de rugby masculino que se divide en dos, con el Seven convencional por y el de primeras líneas (o forwards de más de 100 kilos) por otro. Asimismo, el hockey sobre césped femenino le da al acontecimiento un agregado infaltable. Se trata de un evento multitudinario sustentado en las bases del deporte, la amistad y la alegría, con su destacado Tercer Tiempo.

En esta última edición, que transcurrió el pasado sábado 22 de diciembre, la cita congregó a más de cinco mil personas a lo largo de toda la jornada y volvió a facturar millones. Desde la mañana hasta el amanecer, los asistentes disfrutan al máximo de momentos únicos e inigualables. La ovalada y la bocha giran al ritmo de la música y el magnífico colorido del show ofrecido en las piletas, en sintonía con el imponente escenario establecido para cada ocasión y las bandas que imponen su presencia.

Aunque el marco brindado desde sus comienzos, con sus distinguidas características temáticas resalta la mayúscula celebración de los jóvenes de distintos puntos del país e incluso de naciones limítrofes, el nivel deportivo que refleja el Seven del Plumazo es válido para resaltar en cada oportunidad.

Más de cien equipos llegaron a quedar en lista de espera, de la cantidad de participantes que el torneo llegó a tener. Algo inimaginable e impensado desde el nacimiento de un torneo que no para de dar que hablar.

DE MENOR A MAYOR

Corría el año 2007 y después de un entrenamiento corto y distendido por parte del Plantel Superior del CAE, se acercaba para algunos una etapa de descanso y para otros, la época de los torneos de sevens.

Entre charlas y risas –según señala con un dejo nostálgico Julián Abramor, uno de sus artífices– surgió el debate de qué y cómo organizar el Seven Interno de la entidad. Así fue que nació la propuesta de los primeras líneas de llevar adelante un campeonato de juego reducido exclusivamente diseñado para ellos, en paralelo al Seven tradicional y con la idea de sumar al público del hockey sobre césped, un deporte que con el rugby están hermanados y comparten prácticamente una misma ideología. La idea de abrir el juego a diferentes clubes y culminar la jornada con un gran festejo, no faltó en la mesa de debate.

Fue así que a las 11, del sábado 15 de diciembre de 2007, se realizó el puntapié inicial del primer Seven del Plumazo, un evento que auguraba una espectacular fiesta del rugby y el hockey, acompañado por el imponente marco de las barrancas del predio Albinegro, bajo el respaldo de la Subcomisión de Rugby del Club Atlético Estudiantes.

“… Pretendemos capitalizar este torneo, reflejado en nuestro fenómeno Puma, ese que hoy muestra al mundo y sobre todo a nuestro país, que se puede luchar en desigualdad de condiciones, que si realmente hay amor a la camiseta y que si fundamentalmente nos basamos en los grandes valores, esos que siempre nos inculcó desde pequeños este hermoso deporte, como ser el respeto, la solidaridad, el compañerismo y la humildad, la historia puede ser diferente...”, rezaba parte del discurso dirigido por la organización en la primera conferencia a modo de lanzamiento que tuvo el torneo.

Durante las primeras ediciones, para ingresar a El Plumazo solamente se requería de un alimento no perecedero o juguetes. No obstante con la magnitud que cobró el acontecimiento con el paso de los años, el cobro de la entrada resultó inevitable.

Pasaron las temporadas y los rasgos “temáticos” que se le supo dar el certamen, lo hizo totalmente diferente a cualquier otro de Argentina. Así fue que transcurrió el Seven mexicano, el de Oktoberfest, el hawaiano, Hollywood en El Plumazo, el Seven de las Olimpíadas o el Seven de Woodstock por citar algunos.

SENSACIONES

“Siempre decimos que tenemos entre nosotros el mejor Seven del país. Al menos siempre buscamos llegar a eso. Cada año intentamos realizar un torneo distinto”, deslizó Abramor. “Es imposible olvidar los comienzos de este fenómeno. En los inicios hubo ‘mini-reuniones’ informales que se dieron en el consultorio de Tulio (Barachini), en la cantina del club, una que recuerdo que fue en el bar ubicado en la esquina de calle Rivadavia (hoy Alameda de la Federación) y Santiago del Estero, donde se terminó de definir la parte más gruesa de la puesta en marcha”, sostuvo.

“Una de las grandes ideas que surgió al llevar adelante el Seven del Plumazo fue tematizarlo. De hecho, creo que ese fue uno de los grandes aciertos, ya que siempre nos gustó la producción, el sorprender, el hacer reír y que la gente se identifique con algo en especial o que tenga un motivo para lookearse, para pasarla bien. Así fue que pasaron varias ediciones y en cada previa, realizábamos una producción con ‘actores’ que éramos nosotros mismos. Buscábamos entretener y a la vez emocionar”, manifestó.

“Año a año fuimos profesionalizándonos, ya que el Seven del Plumazo comenzó a crecer en forma exponencial y a tener un número considerable de clubes en lista de espera”, dijo.

“Creció la previa, el día, la noche y como todo, fuimos también creciendo como organización temporada a temporada y puedo decir que nos encanta emprender este objetivo. Nos enorgullece, somos fanáticos de los colores de nuestro club y lograr mejorar es una gran satisfacción. Poder optimizar cada arista para nosotros es un gran desafío y trabajamos para lograrlo. Este Seven es de todo el club, es de todos. Por suerte se sumaron más jugadores a la mesa chica, lo que facilita mucho la organización y los últimos días trabaja todo el Plantel Superior a la par”, concluyó.

Por su parte, Gerónimo Uranga, administrador de las redes sociales del certamen –que superan los 55.000 seguidores– dio cuenta de la cantidad de solicitudes por parte de clubes de todo el mundo que reciben año a año para ser parte del Seven.

“Es algo increíble la magnitud que tomó el Seven del Plumazo a lo largo de los años. Cada vez contamos con un mayor número de equipos que quieren participar. De Sudamérica nos llegaron a escribir de casi todos los países. Asimismo nos enviaron solicitudes de España, Francia, Portugal, Grecia, entre otros lugares del mundo”, recordó y comentó: “En una oportunidad, recibimos periodistas franceses, que llegaron a Paraná exclusivamente a cubrir las alternativas y el colorido del Seven del Plumazo para medios de aquel país”.

LAS ESTRELLAS

Figuras del rugby y el hockey de toda la República Argentina tienen llegada al Seven del Plumazo. Varios jugadores y jugadoras de los seleccionados nacionales supieron pisar el césped paranaense.

Uno de los abanderados del CAE, el paranaense nacionalizado italiano, Martín Castrogiovanni, decidió retirarse en el Seven del Plumazo 2016. Luego de cuatro mundiales en su haber y con 119 partidos internacionales con la casaca de Italia, el ex pilar decidió colgar los botines rodeado de sus amigos y afectos de toda la vida. "Siempre tuve la idea de retirarme donde empecé. Hoy por hoy, muchos se olvidan de donde vienen y es muy fácil cuando las cosas van bien, olvidarse de las raíces. Pero en mi caso, siempre fui yo mismo y eso me lo enseñó mi club, mi familia y amigos, por eso fue que decidí alejarme de la práctica profesional en El Plumazo", declaró en su momento el ítalo argentino.

En tanto, cada vez que sus tiempos se lo permiten, el Puma paranaense Javier Ortega Desio suele decir presente al igual que la Leona Florencia Mutio y el rugbier concordiense Marcos Kremer.

Al mismo tiempo, referentes del rugby de todo el país, ofician de nexo para que sus respectivos clubes de origen puedan tener su lugar en el torneo.


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Una conquistadora de sueños
Sofía Schell disfruta un gran presente en el fútbol grande de la Argentina siendo parte de la UAI Urquiza, último campeón. La crespense dialogó con Mirador Entre Ríos y repasó su vida ligada a la pelota. “Pasé frío y hambre. Hoy lo uso para recordar todos los obstáculos que tuve que eludir para estar donde estoy”, dijo.

Una conquistadora de sueños

Una galería de propuestas para todos los presupuestos
En enero y febrero continúan en la provincia las propuestas turísticas y culturales que se iniciaron el pasado fin de semana en varias localidades, con los carnavales; las fiestas populares y el inicio a la propuesta Cultura Encendida, un nuevo atractivo para los entrerrianos y sus visitantes.

Una galería de propuestas para todos los presupuestos

En Portada / Santa Fe

Promulgaron la ley del árbol
La norma apunta a fomentar una política ambiental activa para mitigar y adaptarse al cambio climático. Las municipalidades y comunas deberán elaborar planes periódicos de gestión integral del arbolado público.

Promulgaron la ley del árbol