Martes 16.10.2018 | 02:38 hs (Sta Fe)


28-09-2018 / Fernanda Facello, presidenta de Sportivo Libanés

Pasión que se hereda

Es nieta de Roberto Gerez, quien fue titular de la entidad hasta su fallecimiento, a los 84 años. Desde 2017 ocupa el máximo cargo. Tiene 32 años y tomó la posta con la idea de que el club pueda iniciar una etapa de crecimiento. Obras, sueños y proyectos.

Ezequiel Re

Fotos. En una de ellas aparece con su recordado sobretodo negro, al lado del mástil del club. En otra en plena obra de la sede, mientras una improvisada parrilla reúne a los colaboradores. El fuego y esa previa del asado. El fuego y esa pasión por Sportivo Libanés, el club fundado el 1 de octubre de 1929.

Fotos. Que son parte de la nostalgia, que trae ese recuerdo sentimental. El de Roberto Gerez. Fue por años sinónimo viviente de ese club querido y simpático. Simpático tal vez no por resultados deportivos, ni por calor popular en una tribuna. La simpatía era por Gerez. Porque golpeaba puertas, porque buscaba apoyo, porque quería que su club siga adelante. Y porque ayudaba a otras entidades.

Fotos. Roberto en una inauguración de la cancha que lleva su nombre. Roberto con su boina negra. Roberto felicitado por su tarea como dirigente. Pero un día partió. A sus 84 años. ¿Entonces? ¿Qué será de la vida de Libanés? ¿Quién podría retener su pasión, conquistar nuevos proyectos, abrazar sus ideales? Hubo una persona, hay una persona. Y sin dudas, que debe ser su orgullo desde algún lugar. Hay vivencias que se transmiten, hay sangre que no muere.

Entonces las fotos se renuevan. Y aquel gesto soñador de Roberto, mirando el predio de su Libanés, ahora tiene una nueva imagen. Su nieta es quien tomó la posta. Primero participando en comisión directiva y desde 2017 ocupando el máximo cargo. La noticia dice: “Fernanda Facello, con apenas 32 años, es la presidenta del club Sportivo Libanés, nieta de Roberto Gerez, una de las pocas mujeres en ocupar el máximo cargo en una entidad deportiva”.

Fotos. Fernanda caminando por el predio. Fernanda posando en el ingreso a la entidad. Fernanda hablando de proyectos.

Roberto y Fernanda. Abuelo y nieta. Van de la mano en forma simbólica. Uno desde el recuerdo de persona bien querida. Ella, tomando la posta. Sportivo Libanés es, finalmente, una linda historia (con futuro) de entidades deportivas. De esas que hacen brillar los ojos.

Orgullo a flor de piel

La cancha principal del predio de calle División Los Andes, muestra un colchón verde que es fruto del trabajo en los últimos tiempos para mostrar un terreno apto para la práctica del fútbol. Fernanda Facello recibe en ese lugar a Mirador Entre Ríos, en una charla que enlazará el recuerdo de su abuelo con la presencia femenina en las entidades deportivas y ocupando altos cargos. Las obras y el futuro también fueron materia de consulta.

-¿Qué significa para vos seguir los pasos de tu abuelo?

-Es un orgullo seguir los pasos de mi abuelo. Ya en su último tiempo lo acompañaba al club, no veía mucho y como ya no podía venir solo, lo traíamos. Entonces empecé a ayudarlo con las cosas del club e ingresé a la comisión directiva del club. Eran todos mayores y por ahí necesitaban un empuje y así fui entrando de a poco a la vida del club. En 2017 yo era la tesorera. En ese tiempo empezaron a tirarme indirectas para que me haga cargo del club. Y así surgió que esté hoy de presidenta. Es un orgullo y es un orgullo seguir los pasos de mi abuelo que fue presidente prácticamente toda su vida.

-Y trabajando de forma intensa.

-Tratando de hacer las cosas lo mejor posible. En principio estamos dando un poco de empuje a las instalaciones. De a poco se va remodelando, mejorando el campo de juego. También la parte eléctrica, como así también las instalaciones sanitarias. De a poco como para brindarle a la futura campaña de socios mejores servicios. En principio lo que hicimos este año fue abrir una escuela de fútbol, resembramos la cancha de fútbol donde se invirtió bastante dinero. De a poco vamos mejorando.

El año próximo lanzaremos la campaña de socios, hoy tenemos 50 socios pero a modo de contribución por el cariño al club, pero no se brinda un servicio más allá del salón o la parrilla. La idea es, con servicios, reflotar el club. También poder iniciar la escuelita de fútbol. Yo juego futsal femenino y tenemos intención que Sportivo Libanés pueda participar de la Liga tanto en varones como mujeres.

-Hace unos días estuvo de visita el vicegobernador de Entre Ríos, Adán Bahl.

-Tuvimos el agrado de que nos visite, compartimos bastante nos está ayudando y nos sirve porque el club, por su presencia, se ha renombrado en los medios. Mucha gente joven no lo conoce, los mayores sí por mi abuelo. Bahl nos dijo que nos va a ayudar en el arreglo de las instalaciones sanitarias.

-¿Dirigente por vocación o pasión?

-Sinceramente es un cariño por el club más que vocación. Por poder continuar lo que venía haciendo mi abuelo, por la dedicación que le ponía. La idea es seguir y ponerle un granito de arena. El club es parte de nuestra familia. Los fines de semana vivíamos acá, todo el tiempo en el club. Cuando a mi abuelo le tocaba cuidarnos, nos traía a Libanés. Como dirigente admiré mucho a mi abuelo. Fundó Acludepa, uno de los organismos ad honorem que empuja y sigue con los clubes.
También estoy en la comisión de Acludepa. Allí me ayudaron mucho en cuanto a aprendizajes para manejarme como dirigente. Tal vez por la edad no supe aprovechar a mi abuelo como dirigente, porque nunca pensé ser dirigente del club. Era una persona dispuesta y gestionando lo más posible, no solamente por el club sino de varios, por ejemplo era socio vitalicio de Talleres.

-¿Y ser una de las pocas mujeres presidentas de un club de Argentina y tan joven que te produce?

-Se de la primera presidenta mujer electa en un club de fútbol profesional (Banfield, Lucía Barbuto), hay varias, no soy de investigar pero es lindo enterarse. Hace poco conocí de vista por un clásico de fútbol de Paraná Campaña a la presidenta de Viale FBC (Sonia Badaracco). Son mujeres que le ponen empeño a la lucha para que los clubes sigan adelante. Hay que andar y gestionar mucho. Yo estoy aprendiendo a gestionar, es algo que nunca había hecho, hay que aprender mucho y tener cintura.

-¿Y en el club, te acompañan otras mujeres, cómo es la relación con el resto de la comisión directiva?

-Me acompaña mi mamá como vocal, Clara Gerez de Facello. Luego son todos varones. Nos llevamos bastante bien. En la comisión hay gente mayor que me acompaña y no quería que se fueran, por lo que significan para el club y porque fueron ellos los que me abrieron las puertas en su momento.

-¿Proyectos?

-Esto recién empieza, proyecto millones. Por ejemplo un playón polideportivo, para brindarle a los vecinos un espacio donde poder venir y jugar. Las puertas del club siempre están abiertas. Como soñar miles de cosas, una pileta también. Iremos despacio pero avanzando.

Buenas compañías

José Rivas y su esposa Zulma González llevan 20 años trabajado dentro de la entidad de calle División los Andes. Acompañaron a Roberto Gerez y ahora a su nieta Fernando. “Soy el encargado del club desde hace 20 años, pasaron muchas comisiones y ahora estamos con la nieta de Roberto. Es muy parecida a su abuela en cuanto a la seriedad en el trabajo, la amistad, y lo buena persona”, dice José.

Por su parte Zulma cuenta: “Estamos acompañándola, no la vamos a dejar sola en ningún momento, soy de darle consejos, especialmente sobre los movimientos del club, la ponemos al tanto de cómo vienen las cosas, el día a día”.


+ Noticias


En Portada