Sábado 17.11.2018 | 07:46 hs (Sta Fe)


12-09-2018 / Entrevista al histórico defensor

A Pralong, un Monumento

Nació en Paraná, pero hace años que vive en Mendoza donde trabaja con chicos de la calle desde la Dirección de Deportes de la Provincia. El recorrido del futbolista con tintes de caudillo.

Ezequiel Re

La nieve cubre el Cerro Tupungato, aun cuando septiembre presenta en Mendoza, una temperatura agradable y el sol que arenga a la ciudad, recuerda aquella frase en la que se habla de la tierra y del buen vino.

Las calles cómodas, las veredas anchas, los árboles añosos pero que redundan en los espacios públicos y sus plazas cuidadas dan una apariencia de calma y disfrute. Amén de las situaciones diarias que se deben superar.

Y entre esas situaciones diarias, está el fútbol. Que cómo en cualquier lugar del país, también late en ese territorio de Cuyo.

Y que late al ritmo de Godoy Cruz en Superliga, Gimnasia y Esgrima e Independiente Rivadavia en B Nacional, por ejemplo. Y detrás una historia plagada de grandes momentos y excelentes jugadores. La leyenda del mediocampista Víctor Legrotaglie, por ejemplo, aquel ídolo del Lobo mendocino considerado el mejor jugador de la historia de esa provincia.

Y entre esas historias, asoma la figura de Dante José Pralong. Paranaense, que jugó el Nacional de 1978 en Patronato. Pero que también dejó su sello, como defensor o volante, en Independiente Rivadavia, Gimnasia y Esgrima (disputó los viejos Nacionales de Primera A) y Deportivo Maipú (inaugurando el Nacional B en 1986). También con paso por Ledesma de Jujuy y Central Córdoba de Santiago del Estero. Mucho camino recorrido por aquel muchacho de buena estatura, y férrea actitud en el campo de juego. Desde sus inicios en Peñarol de Paraná. Desde San Agustín, popular barriada que lo vio nacer el 17 de marzo de 1957. Pralong trabaja en una escuela de Deportes de la provincia y va a los barrios humildes a llevarles un mensaje de esperanza y darles vínculos técnicos y tácticos a través de esa pelota de fútbol, símbolo de esperanza de poder salir adelante y superarse. Para que escriban algunos renglones en la historia del fútbol, tal cual él escribió.

-¿Qué es de tu presente?

-Por suerte bien. Formé mi familia acá, me radiqué en Mendoza. Un buen presente. Trabajando en la escuela de Deportes de la provincia y otra escuela de un club privado.

-¿Cómo es el trabajo en la provincia?

-Trabajamos en la parte social junto a un grupo de ex técnicos. Vamos a barrios carenciados, villas, tratamos de contener a chicos que están en la calle, que con este asunto de la droga tratamos de aconsejarlos, y por medio del fútbol buscarles posibilidades de llevarlos para adelante. Les damos entrenamientos, charlas, hay psicólogos. Durante la merienda que se le brinda charlamos con ellos. Les estamos mostrando otras realidades porque generalmente esos chicos no conocen otra cosa, solamente el barrio, la villa y creen que eso es todo y ahí termina. Los llevamos a visitar el Estadio Mundialista, otros lugares que no conocen. Buscamos incluirlos a la sociedad, porque los chicos se sienten excluidos.

-En la provincia hace muchos años que estás, el proyecto sigue más allá del gobernador de turno.

-Las cosas buenas en Mendoza se han continuado. A veces se involucra el deporte con la política, pero en este caso no. Se sigue con la misma metodología de siempre.

-Y también te desempeñas en un club privado.

-Se llama Club Alemán de Mendoza. Allí tengo escuela de fútbol y también gente de 35 a 65 años dirigiéndolos. Me han recibido muy bien en esa institución donde hace mucho tiempo que estoy.

-A veces contabas como anécdota que cuando eras futbolista, extrañabas Paraná y te volvías ni bien terminaba un partido. Pero con el tiempo de fuiste quedando. ¿Qué te ató a Mendoza?

-Primero mi familia que formé aquí, ahora ya con hijos y nietos. Pero uno siempre tiene el corazón allá en Paraná. Uno extraña, no voy a renegar de mi querido Paraná, adoro mi Entre Ríos, pero uno fue formando la familia, vinieron los hijos, los nietos y ya se radica acá. La gente de Mendoza me ha tratado siempre muy bien y no me dieron motivos para irme.

-De Paraná qué se recuerda.

-Un pedazo de corazón mío se lo dividen Peñarol y Patronato. En el Tricolor nací y recuerdo a los grandes jugadores que me aconsejaban, por ejemplo el Gato Gauna. Son muchos los que me guiaban en el fútbol. Tengo el mejor de los recuerdos porque Peñarol es un club de barrio que contiene muchos chicos. Después Patronato porque fue un poco el punto de partida de mi carrera profesional.

-Antes contabas que en la previa de Independiente Rivadavia-Central Córdoba de Santiago del Estero te llamaron desde Cadena 3 Córdoba para hablar de ese partido. Siempre estás presente en la gente. ¿Crees que no ocurre lo mismo con aquel Patronato del 78 en Paraná?

-Creo que se han olvidado un poco. Que feo que es. Ahí en Paraná todavía hay muchachos que nos los recuerdan u homenajean como deberían. Fue un gran equipo que marcó un rumbo y Gracias a Dios nos fue bien el torneo. Nosotros llenábamos la cancha. Yo veo hoy la cancha de Patronato, yo no sé qué problema hay con la hinchada pero la veo vacía. Y nosotros la llenábamos hasta con Platense. La gente estaba entusiasmada con ese equipo. Patronato fue la primera novia que tuvo el fútbol en Entre Ríos. Con Patronato jugó el primer Nacional.

-¿Tal vez había más sentido de pertenencia con ese equipo que con el actual?

-Creo que tiene que ver con eso. Además veníamos jugando juntos mucho tiempo, nos conocíamos bien y nos marcamos ese objetivo. Y adentro la cancha nos matábamos por la camiseta. Aún sigo en contacto con algunos de los muchachos. Hace poco vino Armando Sosa, con Toti Brunengo siempre hablamos. Lo vi a la Monita Pesoa un par de veces. Los veo cuando voy para allá.

-¿Y en Mendoza como marcha el fútbol?

-Godoy Cruz hace años que está haciendo muy bien las cosas. A nivel futbolístico e institucional. Los otros equipos tuvieron recaídas como Independiente Rivadavia de Mendoza. A veces les cuesta mucho porque no veo en la parte dirigencial objetivos marcados como institución. Independiente es el club más grande de Mendoza, hay hinchas en toda la provincia. Tuve la suerte de jugar ahí y llenábamos las canchas. Gimnasia hace un par de años que empezó con un proceso coherente.

-Hace un tiempo dejaste de dirigir Primera División.

-Hace cinco años. Mi último club fue Murialdo, un equipo de la Liga Mendocina. Dejé de dirigir porque vivo mucho el fútbol y un día tuve un episodio con el corazón y mi familia me pidió que no dirija más. Vivo muy intensamente el fútbol.

-Sos anfitrión de entrerrianos. Pasa con los periodistas que vienen por coberturas, lo mismo con el Argentino de Veteranos (se juega en Mendoza en octubre), que es organizado por paranaenses, a los cuáles también recibís.

-Me encanta y me pone contento. Hace dos años vinieron a jugar los veteranos y estuvimos juntos. Es como reencontrarse con gente querida. Tanto de Paraná como de Salta o Córdoba que habían jugado conmigo. Del Norte donde estuve jugando. Es muy lindo que los veteranos puedan tener la oportunidad de entrar a una cancha y compartir gratos momentos. Y colabora en lo económico para Mendoza, es una provincia para disfrutar.


+ Noticias

Cambiar rápido la matriz energética, tema de trabajo en la Región Centro
Autoridades de la Región Centro y del Consejo Federal de Inversiones organizaron una jornada sobre integración energética entre las tres provincias. A 413 días del comienzo de la década del ’20, el cambio de la matriz energética es una cuestión urgente y crucial para el mantenimiento de la competitividad de las empresas entrerrianas, cordobesas y santafesinas.

Cambiar rápido la matriz energética, tema de trabajo en la Región Centro


En Portada