Domingo 19.08.2018 | 19:41 hs (Sta Fe)


12-06-2018 / Caída

Rosario sufre la retracción en los volúmenes de venta

El principal motor económico de la ciudad es el comercio y los niveles de facturación comienzan a caer. “La realidad preocupa, estamos dialogando permanentemente con los pequeños comerciantes”, afirmó el secretario de Producción municipal, Germán Giró.


Ignacio Negri
redaccion@miradorprovincial.com


Como se publicó en informes anteriores, el entramado económico de Rosario hace que la ciudad sea la primera que repunta en momentos de bonanza y, al mismo tiempo, una de las primeras en sentir los coletazos de cualquier crisis económica. Esta realidad actual no es la excepción.

La explicación viene de la mano de su mapa productivo. Según datos relevados por el Centro de Información Económica de la Municipalidad de Rosario, durante 2017 se facturaron 240.000 millones de pesos, de los cuales el sector comercial representa un 42% (100.800 millones de pesos) de la facturación total de la ciudad que se calcula en base a las declaraciones del Drei (Derecho de Registro e Inspección). El resto de la facturación está compuesta por el sector servicios (33%), industria (20%) y un 5% restante vinculado a la construcción.

De ese 42%, el 45% de las ventas se da en los CCCA (centros comerciales a cielo abierto), que representan un total de 8.400 locales y emplea a más de 17.000 personas. “La actividad prioritaria viene del comercio y cada CCCA tiene una realidad diferente. Hoy la situación está muy complicada y nosotros dialogamos permanentemente con los pequeños comerciantes porque estamos viendo una retracción en los volúmenes de venta”, le detalló a Mirador Provincial, el secretario de Producción de Rosario, Germán Giró.

Los motivos de esa retracción que comienzan a evidenciar una merma en los niveles de facturación representan un combo explosivo para cualquier comercio: altas tarifas, inflación, pérdida de poder adquisitivo y una devaluación de la cual todavía se desconocen las consecuencias de mediano plazo.

“Todo esto representa un panorama muy complicado para los que tienen que levantar una persiana todos los días y sostener puestos de empleo, lo vemos con preocupación”, admitió el funcionario.

Actualmente, en Rosario funcionan 27 centros comerciales abiertos que tienen como objetivo descentralizar la ciudad y que cada barrio pueda tener su propio circuito comercial con sus características. En los últimos años, se fueron consolidando el corredor de Tiro Suizo, Arijón, Alberdi, Empalme, San Martín Sur, Pellegrini y Fisherton entre otros. Algunos con un perfil más gastronómico, otros más vinculados a la indumentaria, pero todos con el objetivo de consolidar el motor comercial de la ciudad que, más allá de la coyuntura, se va adaptando a las nuevas formas de consumo.

Giró afirmó que existe preocupación en los comerciantes porque “el consumo está restringido y hay menos capacidad de compra. Hay tasas de interés muy altas que no favorecen la actividad productiva, el tipo de cambio va a generar un impacto que ya estamos viendo. Todos esos factures afectan y lo que hoy sólo empuja es la obra pública”.

El nuevo desafío
“Hay cambios culturales en la forma de adquirir servicios y hacer compras. Toda la actividad está cruzada por cambios profundos vinculados a la digitalización y la venta online. Hoy competís no sólo con el comercio de al lado, sino con el que está en China y te manda la venta por correo”, destacó Giro y agregó: “Tenemos que atravesar un proceso de transformación digital, de procesos que siempre fueron de cercanía y ahora están cruzados por la virtualidad. No hablo de reemplazar completamente las formas de comprar que conocíamos hasta hoy porque la gente no va a dejar de salir a caminar para comprar algo, pero sí hay una estructura productiva que tiene que ingresar a este proceso de transformación digital. Tienen que modificar sus procesos, tienen que estar presentes en buscadores, tener presencia en redes sociales, segmentar su público, generar ofertas específicas por edades, etcétera”.

Para el titular de la cartera de Producción, el Estado tiene que acompañar ese proceso de trasformación, modernizándose y mejorando el vínculo para que los comercios puedan también modernizarse.

240.000 millones de pesos se facturaron en la ciudad durante 2017, según el Centro de Información Económica de la Municipalidad de Rosario.

100.800 millones de pesos surgen del sector comercial, es decir, un 42%.

Los motivos de esa retracción que comienzan a evidenciar una merma en los niveles de facturación representan un combo explosivo para cualquier comercio: altas tarifas, inflación, pérdida de poder adquisitivo y una devaluación de la cual todavía se desconocen las consecuencias de mediano plazo.




+ Noticias


En Portada

Se abrió el GIRSU Rufino
El gobernador estuvo presente. También anunció la puesta en valor del parque municipal local, entregó aportes a localidades de la región y recorrió las obras que se realizan en una escuela de Aarón Castellanos.

Se abrió el GIRSU Rufino