Viernes 22.06.2018 | 13:45 hs (Sta Fe)


07-06-2018 / Fin del conflicto en Vassalli

Con la planta en funcionamiento, se firmó el acuerdo para saldar la deuda con los trabajadores

En la delegación rosarina del Ministerio de Trabajo se rubricó el acta con los puntos acordados la semana pasada en Buenos Aires. La empresa ahora trabaja en un plan de posicionamiento para volver a competir en el mercado nacional e internacional.


Juan Chiummiento
redaccion@miradorprovincial.com


Tras 35 días de inactividad, la fábrica de cosechadoras Vassalli volvió a estar operativa. La continuidad de la planta ubicada en Firmat fue posible gracias a un acuerdo que se homologó formalmente este martes en la delegación rosarina del Ministerio de Trabajo y Previsión Social del gobierno provincial. El entendimiento prevé un mecanismo para saldar la deuda con los más de 350 operarios en un plazo máximo de 60 días.

Sorteado este paso desde la gerencia confían en avanzar hacia un plan de transformación productiva que posicione nuevamente a la firma para competir de igual a igual en el mercado, tanto nacional como internacional.

De todas las reuniones que se realizaron desde que los trabajadores comenzaron la toma (en la última semana de abril), la de este martes fue la más calma y la que deparó más caras alegres. No llevaba una hora de comenzada y el acta ya estaba lista para firmarse. Hasta incluso hubo tiempo para bromas entre las partes involucradas, sobre dónde y cómo iban a ver el primer partido de Argentina en el mundial. Sucede que la letra gruesa del acuerdo se había cerrado una semana antes en Buenos Aires, en reuniones supervisadas por el mismísimo titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) a nivel país, Antonio Caló. En esos mítines, de los que también participó el diputado nacional por Cambiemos José Núñez, se acordó el plan para saldar el pasivo con los empleados: un pago único de 10 mil pesos (el cual ya fue efectivizado) y luego cuotas diarias de 1.500 pesos por día laboral, hasta completar las sumas adeudadas.

“Estamos muy conformes porque pudimos plasmar en el acta todo lo que se había charlado, pero dándole un marco de institucionalidad en el Ministerio de Trabajo”, afirmó el secretario General de UOM de Firmat, quien se mostró optimista respecto del cumplimiento de lo pactado. El gremialista explicó que si bien el plazo máximo estipulado por la patronal para completar los pagos es de 60 días, existen posibilidades de recortar los tiempos, gracias a una inminente salida de cuatro cosechadores que hoy se encuentran en línea de montaje.

“La planta está en funcionamiento, ya tenemos todos los trabajadores en sus puestos. Vassalli es un bien de todos y por eso estamos todos interesados en que esto salga hacia adelante”, subrayó Romero, quien precisó que el acuerdo también cubre los 35 días de toma.

Más allá de los 60 días
Si bien la firma del acta en el Ministerio de Trabajo significa el punto final para una etapa olvidable en la historia de Vassalli, también representa un comienzo. Al menos así lo ve Luis Cagliari, el nuevo director ejecutivo de la firma, nombrado por los accionistas.

Con gran experiencia en el ámbito del marketing y la comunicación, Cagliari tiene entre sus logros haber levantado una severa crisis en Renault (que incluyó también toma de fábricas), allá por la década del ’90. Asimismo tiene entre sus antecedentes un paso por el Grupo Clarín, por la firma Cardón y hasta asesoramientos a la Sociedad Rural Argentina (SRA). Un todoterreno especializado en el posicionamiento de empresas que llegó a Vassalli hace menos de un mes, en medio de la crisis.

Tras rubricar el acta que permitió poner de nuevo la planta en funcionamiento, Cagliari declaró en rueda de prensa que “la empresa tiene que trabajar en un plan para estabilizarse rápidamente y poder empezar a mirar hacia afuera, con nuevas oportunidades de venta, de exportación y de asociación con empresas multinacionales”.

“Pasado los 60 días tenemos un plan más amplio de transformación productiva, en donde aspiramos a conseguir un crédito del gobierno nacional que nos ayude a posicionarnos y llevarnos a un nivel de productividad y calidad de producto que nos permita competir de igual a igual en cualquier mercado”, explicó.

Una ciudad que vuelve a respirar

Los beneficiados por la puesta en marcha de Vassalli no son sólo los más de 350 trabajadores de la fábrica. Únicamente en proveedores hay 7.000 personas que forman parte de una red de talleres satélites, a los que deben sumarse muchos de pequeños negocios de la ciudad de Firmat, que viven gracias a la emblemática compañía.

En este sentido, Lionel Maximino, intendente de la localidad, celebró la normalización de la planta, al tiempo que auguró un futuro promisorio: “La consultora que hoy tiene a cargo la gestión de la firma posee un plan que a corto plazo tiene como objetivo saldar la deuda con los trabajadores y proveedores, pero luego la idea es diseñar un programa de reactivación que permita continuar funcionando a lo largo del tiempo”, dijo.

El secretario general de la UOM de Firmat, Diego Romero, valoró que la reactivación de la planta permitirá que la rueda empiece a girar para las pymes “satélites” de Vassalli: “Hay mucha gente que depende de la fábrica. A los 350 trabajadores hay que sumar pequeños talleres que emplean cerca de 7.000 personas, algunos de los cuales han cerrado en este tiempo por la inactividad de la planta”, comentó.




+ Noticias


En Portada